ALGUNAS COSAS SOBRE MUCHOS LIBROS (II)

lunes, 11 de febrero de 2013


Red Dust road. Jackie Kay
Se hace raro recordar hoy, ahora que precisamente en este instante está nevando, esas lecturas que van ligadas al verano, bien porque las hice en esa época o bien porque proceden del International Book Festival of Edimburgh al que acudí el pasado agosto de 2012 por segundo año consecutivo.
Pues hablando de este último evento: Jackie Kay, autora escocesa, está siempre presente en dicho festival (igual que mi admirada Ali Smith, a la que conocí el primer año) pero parece ser que en los últimos días en que tiene lugar, a finales de agosto, y nunca hemos coincidido por esa razón.
De igual manera compro cosas suyas en el festival y de allí vino su, para mí, magnífico Red Dust Road (2010), libro de memorias en el que la autora cuenta su periplo geográfico y emocional a la búsqueda de sus padres biológicos.
Nace en Glasgow y nada más nacer es adoptada por una pareja escocesa que también van a adoptar a otro niño más. A pesar de tenerlo todo con sus padres, sufre por la extrañeza que supone para los demás su color de piel. Pronto sabrá que es adoptada y que su padre era un nigeriano que deja a su madre embarazada tras un corto noviazgo mientras él estudiaba en Escocia. Este tema de la diferencia, del color, de los orígenes , son el corazón de The Adoption Papers, lo primero que leí de ella hace unos cuantos años.
Volviendo a las memorias: cuando Kay queda embarazada decide pues seguir las huellas de sus orígenes, con el apoyo de quien por entonces era su pareja, Carol Ann Duffy. Sus padres adoptivos también la apoyan y así se embarca en un viaje geográfica y emocionalmente duro. Libro lleno de recuerdos vitales y literarios (presencia de varios escritores influyentes en su vida como el genial Alasdair Gray o su íntima amiga  Chimamanda  Ngozi Adichie, que supondrá un bastón de apoyo durante su periplo por Lagos)
My mum introduces me as her daughter and the old lady says: "Is that lady your daughter? oh, your daughter is awfully tanned. Is she that colour every day?" I imagine for a moment what the world might be like if people could change colour everyday. No one would know who to fight! Once there was an article in The Scotsman about muy book Trumpet with a caption next to a parragraph saying "Jackie Kay wins a prize". But the photograph was of the Sottish Jazz singer Suzanne Bonnar. Susan is always getting mistaken for me and me for her. People will often ask me if im the jazz singer, even though we don't look a bit alike.

The Girl on the Stairs. Louise Welsh
Acababa de terminar la firma de libros de Alasdair Gray y justo comenzaba la de esta escritora británica a la que sólo conocía de oídas por estar en España publicada por la editorial Anagrama, El Truco de la Bala. Fue muy puntual a la cita y salió de la carpa de conferencias con una energía tal que casi se pasa de largo la mesa de firmas. Yo previamente había comprado ésta su última novela para que me la firmara. Charlé brevemente con ella, muy maja y sonriente, muy sencilla, no recordaba cuál era la editorial que la publicaba en España...
El argumento es más o menos como sigue: Eva llega de la mano de su pareja  Petra a vivir a Berlín. Está embarazada y se encuentra muy sola: no habla el idioma, no tiene a nadie allí y debe pasar muchas horas sola en una casa que le resulta aún más extraña. Al lado vive un hombre mayor y su hija adolescente a la que Eva empieza a observar en actitudes que le parecen raras, no solo ella no es un angelito sino que su padre es un hombre con doble faz pues por un lado se muestra amable con sus vecinas pero por otro se le oye tras las paredes como maltrata a su hija. Eva empieza a obsesionarse con ellos, a espiar cada uno de sus pasos, a sentir atracción por el lúgubre patio que separa su edificio del  caserón posterior que presumiblemente está en estado de abandono y deshabitado.
Mantiene el suspense y entretiene. Tienen oficio la escritora y seguramente sus libros son muy demandados por un público lector muy fiel a este tipo de engranajes sencillos pero con buen resultado a la hora de matar el tiempo.

Una Vida Posible. Monica Ali
Este libro ha sido el chasco mayor en mucho tiempo. ¿Qué le ha llevado a la autora de Brick Lane a escribir esta novela desaborida y carente de interés?, ¿un encargo deprisa y corriendo? Una pena que haya sido regalo del día del libro del pasado año, mejor nos lo hubiésemos gastado en unas cañas...
Una vida posible cuenta la vida de Lydia (trasunto de Lady Di) que vive una nueva vida en Estados Unidos tras haber fingido su muerte en Europa para poder escapar de una vida llena de persecuciones de paparazzi, compromisos oficiales y otras ataduras. En su nueva vida se dedica a colaborar en un albergue para perros abandonados y a reunirse con un amplio círculo de nuevas amistades que desconocen por completo su pasado pero, claro, la cosa se complica...
Lectura totalmente prescindible en mi opinión, pero a pesar de este enorme patinazo volveré a la obra de Monica Ali ya que tengo en casa In the Kitchen y Alentejo Blues, ¡no me falles de nuevo!.


Para quitar este mal sabor por suerte siguieron otros títulos que me han llenado muy mucho: Tenemos que hablar de Kevin de Lionel Shriver, Mi Ántonia  de Willa Cather, Ethan Fromme de Edith Wharton y otros muchos de los que iré hablando en sucesivas entradas.

7 comentarios:

Mariuca dijo...

Muchas gracias por presentarme a estas autoras de las que no he leído nada pero que gracias a tus reseñas me han empezado a interesar. Espero disfrutar de la lectura de sus libros como tú.
Un saludo.
Por cierto, me da mucha envidia que hayas ido ya dos veces al Festival de Edimburgo.

La mujer Quijote dijo...

¿Conociste a Ali Smith y a Alasdair Gray? Eso son palabras mayores.
De Jacquie Kay, aparte de algo de su poesía he leído "los blues de Joos Moody" (Trumpet), fantástica y original. No sabía que era amiga de Chimamanda, una autora también muy muy recomendable, sean sus cuentos o sean sus novelas.
De Monica Ali leí su excelente "Trece mares, siete ríos" (Brick Lane), está bien saber que es capaz de escribir porquería de encargo para no picar. Una pena.
Saludos.

Miss Winnifred dijo...

Mariuca: Bueno el de Monica Ali no es que lo haya disfrutado precisamente...
Si algún día vas a Edinburgo , que sea en agosto y así tu estancia coincidirá con el festival y con el Fringe. Hay miles de cosas para hacer!

Miss Winnifred dijo...

Mujer Quijote: Sí, cuando estaba delante de Ali Smith casi me quedo muda!
No he leído nada de Chimamamnda pero sí que he visto el vídeo que tienes en tu blog: estupendo!
Ya os digo que me llevé una decepción enorme con el último de M. Ali, es mediocre tirando a malo. No, es muy malo. Saludos

Oscar dijo...

¿Sabes una cosa? Muchas veces he dudado de si realmente me gustaría conocer en persona a los escritores que admiro. Se que es una tontería, pero siempre hay un cierto miedo a la decepción imagino. A Alasdair Gray y Jackie Kay los tengo que conocer pronto auqneu solo sea por la defensa de ellos que haceis la Mujer Quijote y tu. Y porque por el mismo motivo conocí a Carol Ann Duffy, de la que he quedado prendado sin remedio. A Ali Smith también la tengo en el tintero, entre los pendientes. Creo que ya comenté que compré en Edimburgo "The Accidental", aun no leído, y que me dijiste que tenía otros mejores.

Miss Winnifred dijo...

Hola Oscar! Pra mí sí que es importante plantarme delante de ellos y poder intercambiar unas palabras acerca de su obra y decirles cuánto me ha gustado tal o cual libro. De momento ninguno me ha decepcionado...
En realidad no he leído aún a Alasdair Gray pero estar allí mismo y no traer una firma suya m parecía un sacrilegio.
Estoy pensando en una entrada sobre lo s libros que tengo firmados...
Ali Smith me encanta , el que más Hotel World. saludos

Oscar dijo...

Ese, ese, el de las historias que ocurren en un hotel. Lo buscaré. De hecho, lo tuve en la mano cuando me traje el otro y tuve que elegir a ciegas entre los dos.